Relato erótico

portada

¡A tus órdenes!

Charo
18 de junio del 2017

No paraba de decirle a su mujer que le gustaría verla follar con otro. Ella se negaba, pero cansada ya de oírlo, le dijo que lo haría cuando a ella le pareciese bien y con quien ella escogiese.

Carmen – BILBAO
Todo comenzó, querida Charo, hace unos dos años cuando a mi marido, en nuestros juegos en la cama, se le empezó a meter en la cabeza que le encantaría verme con otro hombre. Yo, al principio, no le hacia caso pero tanta era su insistencia que incluso lograba calentarme pensando en ello y llegábamos a unos orgasmos increíbles. Luego él seguía insistiendo e insistiendo pero yo no me atrevía aunque tengo que reconocer que cada vez me atraía la más la propuesta.
Cuando estábamos de vacaciones, mi marido me propuso que saliéramos a dar una vuelta pero indicándome que me pusiera sexy, que quería lucirme. Entonces ese día yo me puse mi ropa interior muy excitante y encima una blusa y una falda corta que le gustaba a mi marido. Salimos a pasear y mi marido solo hacia que tocarme de vez en cuando aunque yo le decía que estuviera quieto. Al rato entramos en un bar, pedimos unas cervezas y él, muy juguetón, seguía tocándome por encima de la falda aunque a veces metía la mano directamente en las tetas o en el coño.
Poco a poco, me iba poniendo caliente y más pensando en que alguien nos podía ver. Además de tocarme él me seguía diciendo que yo era una cobarde y que lo pasaríamos muy bien si me dejaba aunque solo fuera acariciar por otro.
– Eso solo lo dices de boca y seguro que si en algún momento me decidiera te volverías atrás y me lo echarías en cara – le decía yo.
Él repetía que no, que era una cosa normal entre parejas que se quieren y que buscan nuevas sensaciones. Tanto me insistía mientras me seguía calentando, que al final le dije que lo intentaría pero donde y como yo quisiera. Se puso muy contento, me dijo que de acuerdo y me preguntó qué es lo que quería hacer.
Yo no sabía que decir y se me ocurrió que, mientras lo pensábamos y se hacía más tarde, podríamos ir al cine. Estuvo de acuerdo y fuimos a la sala que había más cerca, entramos con la película ya empezada y nos sentamos en una fila de las últimas, como solíamos hacer, pero al entrar en la fila para sentarme tropecé con alguien y me disculpe retrocediendo y sentándome en el asiento anterior. Mi marido se sentó al mi lado.

S1_TITS_CZ7_A_004_08

Viendo la película, seguía acariciándome y yo pensando como y cuando podría ponerle los cuernos al cabrón de mi marido, ya que insistía tanto. Esto me ponía cada vez más caliente y en un momento de la película miré hacia la persona que se sentaba a mi lado y observé que me miraba las piernas, supongo que porque notaría que mi marido me estaba acariciando. Desde ese instante me puse muy nerviosa y le miraba de vez en cuando para ver si seguía observándome.
Mi marido estaba más tranquilo mirando la película y en ese momento se me ocurrió que ¿por qué no podría ser ahora y con el muchacho que estaba a mi lado y ponerle los cuernos ahora que no se enteraba? Dicho y hecho, empecé a acercar mi pierna discretamente hacia la del muchacho. Inicialmente noté como la separaba, como si tuviera un resorte, pero al ver que yo insistía el muchacho pegó la suya a la mía y empezó a moverla un poco. Yo me incliné hacia mi marido como muy amorosa y le puse muy fácil al chico el que pudiera meterme mano.
Al principio no pasó nada y estaba muy nerviosa y excitada a la vez pero no me atrevía a ir más allá, pero de pronto, noté como unos dedos empezaban a acariciarme por encima de la tela de la falda. Solamente eso me puso súper excitada y me notaba muy mojada. Me removí en el asiento intentando facilitarle la labor y al poco tiempo noté como los dedos empezaban a acariciarme las piernas y subían hacia mis bragas, yo me abrí de piernas poniendo mis manos sobre la falda y ayudé al muchacho a que llegara a mis bragas-
De vez en cuando le miraba y le notaba muy nervioso y excitado, él me acariciaba por debajo de la falda. Estaba súper excitada, pasé disimuladamente mi mano sobre su mano y se la apreté sobre mi chocho muy fuerte e inmediatamente le puse mi mano en su polla, que noté durísima y muy gorda. No pudiendo aguantarme mas, le susurré al oído al muchacho que me siguiera cuando me levantara. En ese momento me giré a mi marido y le dije que iba a salir un momento y que me esperara.
– ¿Te pasa algo? – me preguntó.

S1_TITS_CZ7_A_004_11

– No, todo está bien, quédate tranquilo que te voy a complacer en lo que tanto deseas.
Salí a la sala de espera y esperé un momento hasta que vi que el muchacho salía y me miraba, entonces me dirigí a los aseos y él me siguió. Al llegar, le dije que esperara un momento y entré. No había nadie y volví a salir diciéndole que pasara. Nada más entrar el muchacho se abalanzó sobre mi y me empezó a besar y a sobar mientras entrábamos en un aseo donde, apresuradamente, me bajé las bragas y le desabroché el pantalón sacándole una verga dura y gorda que me puse a acariciar. El me había abierto la blusa y me estaba chupando las tetas hasta que me abrí de piernas y le pedí que me penetrara, cosa que hizo inmediatamente moviéndose rápidamente y haciéndome gozar como una cerda mientras él me decía:
-¿Querías esto…?. ¡Pues toma polla!
Yo pensaba en el cabrón de mi marido que ya tenía su ración de puta. No tardamos más de cinco minutos en llegar a un orgasmo bestial por mi parte y sintiéndome llena de leche del muchacho, el cual en cuanto descargó su semen en mi interior, salió de mi y dijo:
– Eres una tía muy caliente…
Me besó saliendo del aseo, yo me arreglé un poco y volví al interior del cine, donde estaba mi marido sentado y ya no estaba el muchacho. Aún chorreando, me senté a su lado y él, mirándome, me preguntó que me pasaba. Yo muy mimosa le besé y le dije:
– Nada, me encuentro muy bien y tú tenías razón en todo por lo que voy a contentarte igualmente en todo lo que quieras que haga.
El, aún sin salir de su asombro, me repetía que era lo que había pasado y yo, entonces, sin poder aguantarme más le dije:
– Pues que ya tienes un par de cuernos y te aseguro que, si realmente a ti te gusta esto, quiero ponerte muchos más.
Mi marido, besándome, me dijo que le encantaba verme así y que ya que yo lo había hecho cuando y donde yo había querido, que la próxima vez lo quería ver él, cosa que yo acepté.
El final de la noche fue excelente, con otro polvo interminable con mi marido y después hemos tenido otras experiencias, que en otra ocasión os contaré.
Besos, querida amiga.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Aceptar