Relato erótico

Trío al completo

Charo
13 de noviembre del 2017

Se conocieron mediante un contacto de la Revista Clima. Se citaron en un café y organizaron su primer encuentro. Para él, era su primer trío, y fue tan “completo”, que nunca lo olvidará y que por supuesto, quiere repetir.

Pablo – MADRID

Querida Charo, a esta pareja la conocí por los contactos de tus revistas. Buscaban a un hombre para follar con ella y montarse un trío. Debía ser in hombre educado, serio, discreto y que permitiera que le hiciesen fotos.

Por mi parte, sinceramente yo buscaba mi primera experiencia en un trío, así que respondí y hablamos acerca de lo que buscaban ellos y yo.

Hablamos por el móvil y me comentaron que buscaban una tercera persona porque ella, más que querer estar con otro hombre, quería saber lo que se sentía con dos pollas dentro de su cuerpo.

Él tenía la fantasía de contemplar como su mujer era follada por otro hombre en diferentes posiciones y además que se grabara la sesión entre todos. También querían discreción, respeto y limpieza, que creo que es lo que la mayoría buscamos.

Después de hablar más de las cosas que esperábamos unos de los otros, nos conocimos en un café. Ellos tenían 35 y 37 años. La intención solo era conocernos de vista y ver que todo lo hablado en chats estaba de acuerdo con la realidad. Así lo hicimos.

KYANNA LEE 1 074

Un lunes me comentaron que ya tenían listo y planeado algo para ese día, así que acordamos el lugar, la idea era tomar un café, y de ahí, nos fuimos a un cine, ya que era muy temprano para ir a otro lugar. Ella llevaba una falda de una sola pieza, de las que se enrollan en la cintura, una blusa sin mangas y una gabardina mientras que él llevaba ropa deportiva, cosa que me extrañó. Yo esperaba ver una mujer con minifalda y con escote, como dicen los relatos, pero no fue así.

Pagué las entradas al cine y ellos invitaron las palomitas y como era lunes, en aquella sesión de las seis de la tarde, había muy poca gente.

Nos fuimos hasta atrás de la sala a petición de ellos y a mí me tocó en la esquina, ella en medio y él a su lado. Creía que veríamos la película y que quizás nos meteríamos manos, pero ellos tenían otros planes.

La mujer se quitó su gabardina y cruzó las piernas dejándome ver sus hermosas piernas. Como sabía que aquello era el preámbulo de una noche loca de sexo, y de participar en mi primer trío, me puse caliente a tope.

La película estaba a punto de empezar, charlamos un poco y cuando apagaron las luces me di cuenta de que el marido se colocaba la gabardina de su mujer sobre las piernas y pronto entendí porque.

La muy calentorra, le estaba haciendo una paja a su marido y la gabardina lo tapaba todo. Aquel movimiento insinuante me estaba poniendo a tope.

KYANNA LEE 1 080

De pronto, paró se dieron un beso y se dedicaron a ver la película. En cuanto acabó, nos dirigimos hacia el apartamento que me había dejado un amigo para la ocasión.

Me pidieron que les tomara fotos juntos, así que ellos posaban para la cámara, se besaban y se acariciaban y yo, de momento, solo me excitaba. Luego me pidieron cinco minutos a solas, en una habitación y accedí, no sé lo que hicieron ese tiempo pero después me llamaron.

Cuando entré, vi que él estaba desnudo y ella no, entonces me pidieron que me desnudara también y así lo hice, luego él me pidió que le tomara fotos, después me pidieron que ella nos tomara fotos, a lo que accedí. Ellos me pidieron que las poses que yo quería que ella hiciera con su esposo las hiciera primero con él. Nunca me había entrado en mente estar cerca del cuerpo de otro hombre, pero como era la primera vez que hacía esto me dejé llevar pensando en ellos.

Primero fueron fotos sin ningún roce, después, y ya con más confianza, él me decía que no tuviera vergüenza, que la idea era calentarnos, aunque yo, ya lo estaba y le dije que él sugiriera las poses.

Empezamos en que él me tapaba la polla con la mano y yo le tenía que tapar la suya y sentir una polla, que no era la mía en la mano fue algo raro. Después, como si fuéramos futbolistas, él se colocó detrás de mí y yo estaba sentado frente a él. Así pasamos como quince minutos y después me dijeron que yo les tomara fotos a ellos.
Empezaron a besarse y a tocarse, luego él la empezó a desvestir y yo me excitaba de tomarles fotos y fotos hasta que ella se quedó desnuda y fue cuando empezaron a hacer las posiciones que él había hecho conmigo, pero ellos sí se tocaban y se acariciaban. Ella lo masturbaba y él le metía el dedo dentro del coño. Así pasaron como 10 minutos más, luego ella me dijo que quería tomar fotos de nosotros otra vez, pero en la ducha, a lo que accedí, sintiendo el agua caliente, que todavía me calentaba más.

Entonces él, me empezó a enjabonar el cuerpo, el pecho y la espalda hasta que llegó a mi trasero y le permití que me enjuagara y al terminar, él también me pidió que hiciera lo mismo. Así lo hice hasta que me pidió que también le lavara por delante.

Como me quedé un poco cortado, ella se metió en la ducha con nosotros, agarró mi rabo y lo empezó a enjabonar, mientras yo, se la lavaba a él. Era una situación nueva para mí pero muy morbosa.

KYANNA LEE 2 063

Después y ya sin jabón, ella se agachó y me empezó a chupar la polla y me acariciaba el ano. Eso era una sensación nueva para mí y me sentía muy excitado, por lo que no me di cuenta cuando fue él quien que me acariciaba el ano y por el placer que sentía, no dije nada, al contrario, era algo que me gustaba hasta que decidimos irnos a la cama. El me pidió que yo fuera el primero en chuparle el coño a ella, a lo cual accedí, y entonces me dijo que me agachara para chupárselo bien, pero sin doblar las piernas, por lo que al hacerlo así, él podía ver mi trasero levantado y entonces empezó a tomarnos fotos. Después me dijeron que cambiara de posición, así que ella se colocó arriba y yo estaba acostado y empezamos a hacer un 69. Sentía tanto gusto que no noté que me la estaban mamando entre los dos.

Luego me hicieron levantar las piernas y mientras ella me la chupaba, él me acariciaba el ano, y noté que el tío intentaba meterme un par de dedos en el culo, pero como me gustaba, me dejé llevar. En un momento dado, ella me preguntó:

¿Qué te gusta? – y al decirle que sí, añadió – ¿Puedo meterte un par de dedos en el culo?

Accedí y fue muy placentero. Después de un rato, me pidieron que les tomara fotos a ellos y fue entonces cuando ella se montó sobre él y se la metió toda. Era un espectáculo, nunca había visto en “vivo y en directo”. Entonces, la muy golfa me dijo que le chupara el culo y lo hice rápidamente. Poco a poco me fui animando y cuando oí que me decía que la penetrara, me volví loco, apunté al ojete y se la metí hasta el fondo. ¡Que gusto meterla en aquel agujero tan estrechito!

Ni me di cuenta de que el marido estaba haciéndonos fotografías, ni cuando se acercó y me follaba el culo con los dedos. Me sorprendí, pero como estaba tan caliente, cuando me dijo que quería follarme el culo, le dije que sí.

Al principio me dolía, pero el dolor se compensaba con el placer que sentía al encularla a ella. Era increíble, me estaba follando a una mujer, pero a mí, me estaban dando por el culo, algo impensable para mí al menos hasta aquel momento.

Llegó el momento en que no pude aguantar y me corrí dentro de aquella maravilla de culo, ella se apartó y se dedicó a hacernos fotos a los dos. Se me estaba poniendo morcillona de oír como gemía aquel tío, hasta que de pronto soltó un grito se note como un líquido caliente y espeso me llenaba el culo.

Después de correrse, él se fue a dar un baño mientras su mujer me follaba a la orilla de la cama y cuando regresó, me dijo que me la iba a chupar a lo que accedí. Luego él me pidió que se lo hiciera a él. Nunca había tenido una polla en la boca, así que tomé ese pedacito de carne flácido y me la metí toda hasta que, dentro de mi boca, sentía como iba creciendo hasta que no pude metérmela toda. Ella se levantó y me ayudó, alternándonos en la mamada.

Después, se intercambiaron y ahora ella y él me la chupaban hasta que me hicieron correr. Fue la corrida más buena y viciosa que había tenido. Después de correrme me pidieron que les tomara algunas fotos hasta que ella se corrió y él volvió a correrse, pero esta vez en la cara de su mujer. Creo que todos quedamos cansados pues nos dormimos un buen rato hasta que amaneció, luego me acompañaron a una estación del metro y nos despedimos. Fue algo que no he olvidado y que me gustaría experimentar, un trío bisexual.

Mando un saludo a todos los lectores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Aceptar

ACEPTAR
Aviso de cookies