Relato erótico

Un buen espectáculo

Charo
9 de agosto del 2018

Se reunieron en casa de un amigo para comer unas pizzas y pasar el rato. Jugaron a los dados, y poco a poco, el juego acabó siendo un espectáculo erótico.

Marina – VALENCIA
Amigos de Clima, me llamo Marina, tengo 22 años, mido 1,67, morena, tetas medianas, culito pequeño, no estoy nada mal aunque no tengo nada en especial, soy una chica normalita. Mi novio se llama Andrés, llevaba con él dos años cuando ocurrió esto, Andrés tenía también 22 años, moreno 1,75, muy guapillo y delgado. Andrés organizó una pequeña fiesta en su casa, había invitado a Sandra y Fermín que eran pareja, a Lola que no tenía novio y a Carlos que tampoco tenía novia.
Sandra y Fermín llevaban saliendo juntos dos años. Sandra es como yo más o menos de alta, tiene el pelo castaño, tiene muy mala leche, la verdad es que tenía al pobre Fermín dominado, tetitas normales, culo bien formadito, era majilla. Lola no tenía novio desde hacia más de un año, era rubia, con el pelo largo y rizado, mediría 1,73 o así, tenía un gran culo, muy redondito y era muy guapa, quizás la más guapa de las tres. Por último Carlos de 26 años, mediría 1,78, también rubio como Lola, un poco fuerte, no era tan guapo como Andrés o Fermín pero tampoco estaba mal.
Yo llegué a casa de Andrés sobre las 20,45, iba con Lola, llevábamos parte de la compra y una pizzas, la bebida la compró casi toda Andrés, después llegaron Sandra y Fermín y por último llegó Carlos. Cenamos en la mesa del salón, puso un mantel y después trajeron las bebidas, sus padres se habían ido con su hermano al pueblo, no era la primera vez que organizaba una fiesta de estas, además sus padres le daban permiso. Andrés llegó y puso unos vasos pequeños de chupito, empezamos a hacer varios juegos con dados y así íbamos bebiendo. Pero lo importante llegó cuando Carlos propuso:
– Oye, podíamos hacer esto más interesante, no sé darnos unos picos también.
– Sí, claro, como tú no tienes novia – dijo Fermín.
– Hombre yo tengo novia y no me importa – dijo mi novio Andrés.
– ¿Y por qué no lo hacemos más interesante? – dijo Lola.
– ¿Como?

TikaTarius_5-11-2006 168

– Pues, por ejemplo darnos un muerdo.
– Por mi vale – dijo Carlos.
– No sé… – dije yo – ¿Estamos todos de acuerdo?
– Yo por mí, me da igual – dijo Sandra.
– Pero tienen que ser muerdos rápidos – dijo Fermín
Los muerdos eran eso, se tenía la oportunidad de dar muerdos rápidos metiendo la lengua dos veces y se cortaba el beso, decían que solo una metida de lengua era poco.
. Llenamos todos los chupitos de cerveza y ya estaba todo preparado.
– Venga empiezo yo – dijo mi novio.
– Vaya morro – dijo Fermín.
– Venga por tirada más alta – dije yo.
Empezó tirando finalmente Carlos, sacó un 2, ordenó beber un vaso a Lola y otro a Andrés, tenía derecho a un pico, luego tiró otra vez y sacó un uno, el pico sería conmigo. Nos lo dimos y no pasó nada. Luego tiró Sandra, primero 4 y luego 3, ordenó los cuatro vasos y muerdo con su novio. Fermín primero un 5, derecho a muerdo, yo deseaba sacar un 1 o un 2 para que me tocase a mí y al final salió un 2. Muerdo conmigo. Nos levantamos un poco y por encima de la mesa, me puso la mano en la nuca y me pegó dos muerdos, puede notar su lengua perfectamente entrando las dos veces en mi boca. Este beso me calentó bastante. Luego Lola 4 y 1, muerdo con mi novio, así todos, mi novio 2 y 4 pico con Sandra, yo 5 y 2 muerdo con mi novio…
A la media hora todavía íbamos más borrachos y todos nos habíamos dado pico con todos, muerdos también y yo ya estaba súper excitada.
– Vamos a hacerlo más interesante – dijo Carlos.
– Eso – dijo Fermín, que estaba muy animado.
– Podíamos quitar lo de los picos, que es una niñería – dijo Carlos.
– ¿Y qué sugieres? – le pregunté.
– Del 1 al 3 muerdos rápidos, 4 y 5 muerdos de 5 segundos y el que saque un 6 tiene derecho a un morreo de un minuto.
A principio de la noche nos habríamos negado en rotundo, pero ahora todos más o menos borrachos, y encima después de habernos besado con todos, y sobre todo con la calentura que llevábamos, al final aceptamos.
Estábamos tan colocados que cuando le tocó a Carlos besar a Sandra, le todo el culo.
– Eh, de tocar el culo no hemos dicho nada – dijo Fermín.
– Hombre – dije yo – al que le toque el minuto puede tocar tocando lo que quiera.
– Vale, vale – dijo Fermín

TikaTarius_5-11-2006 207

Oído esto Carlos metía la mano por la camiseta de tirantes de Sandra y en los 20 segundos que les quedaban, le sobó las tetas delante de todos, mientras ella le tocaba el culo, Sandra estaba también a 100, todos les animábamos diciendo cosas.
– ¡Vamos tócale las tetas… asiiií… como nos estáis poniendo…!
Así seguimos. El siguiente 6 lo sacó Fermín y después un 1. Se tenía que morrear un minuto conmigo, nos pusimos de pie y empezó a tocarme el culo, yo llevaba un pantalón negro ajustado y una camiseta de tirantes, él iba de vaqueros y camisa de manga corta, y pronto me metió la mano por dentro de el pantalón para tocarme el culo desnudo, así me rozó mi agujerito con un dedo, y esto hizo que me calentara sobre manera, así que yo también le metí la mano por el pantalón tocándole el culo, pudiendo comprobar que tenía bastantes pelos, luego me puso la mano por delante, por encima del pantalón frotándome el coño, apenas 5 segundos.
– ¡Tiempo! – gritó mi novio, que por cierto era el que calculaba el tiempo
Me senté a la mesa, ya como loca, y creo que como me mojara más, iba manchar el pantalón. Así iban pasando las rondas, el siguiente 6 con derecho a morreo de un minuto fue para Andrés y le tocó con Sandra, le metió las manos por dentro del pantalón por dentro de su culito mientras la apretaba contra su durísima polla, hasta que él se soltó los botones del pantalón y le puso a Sandra la mano sobre su polla por encima del calzoncillo. Sandra subió y bajó sobre su polla tres veces antes de que terminara el tiempo.
El siguiente 6 fue para Lola y la tocó con Carlos que se puso ciego tocándole el culo y las tetas por dentro del pantalón, por fuera, por encima de la camiseta, por dentro… Íbamos tirando, ya solo os voy a contar los que sacaban seis, ahora las rondas, con muerdos rápidos, morreos de 5 segundos y los morreos de 1 minuto se hacían más lentas, iban pasando las rondas. Luego otro 6 me tocó a mi con mi novio Andrés, nos pusimos de pie y me desabrochó el pantalón y me metió las manos en el coño delante de todos, pudiendo comprobar lo caliente que iba yo, me masturbó un poco, me encantó sentir dos dedos jugando en mi coño, pero me dejó todavía más caliente después de que pasara el minuto. Yo me senté con los pantalones desabrochados, mostrando parte de mis braguitas blancas. Esto abrió la veda para los demás para tocar los coños y las pollas.
El siguiente 6 que salió fue entre Lola y Fermín, Lola le tocó la polla por encima del calzoncillo. Fermín la desabrochó los pantalones negros como los míos y metió sus manos por el culo y en coño. Vaya espectáculo allí delante de todos, morreándose y metiéndose mano. Luego, el 6 les tocó a Lola de nuevo y a mi novio. Se pusieron de pie, Andrés la cogió la mano y se la puso la mano por dentro de su calzoncillo, por lo que le tocó la polla, le estaba haciendo una paja mientras Andrés la sobaba con sus manos las dos tetas de Lola, al tiempo que se iban morreando, todos gritaban…
– ¡Mira Marina a tu novio, que paja le están haciendo!
– ¡Siiií… está a punto de correrse!
– Y como le soba las tetas a Lola, ella también está muy caliente.
En apenas un minuto a mi novio no le dio tiempo a correrse. El siguiente morreo de un minuto nos tocó a Carlos y a mí, no perdí el tiempo y rápidamente metí la mano en su calzoncillo y mientras él me comía el cuello, me puse a hacerle una paja. Tenía la polla un poco más grande que la de mi novio, y estaba súper caliente y súper dura, él me metía la mano en mi coño salado, y lo movía torpemente, pero yo gozaba como una loca. Carlos era sin duda el que más borracho iba al minuto.

TikaTarius_5-11-2006-262

– ¡Tiempo! – gritó Sandra.
– ¡Noooooo… un poco más! – dijo Carlos.
– Asiiií… ¿te gusta? – le dije, moviendo mi mano más rápido sobre su polla.
– ¡Siiiiiií… un poco más, que ya lo tengo a punto!
– Vamos, córrete en mi mano, Carlos… ¡Hazlo! – dije.
– ¡Aaah… toma… Marinaaaa… siiiiiií…!
Justó cuando Carlos se empezaba a correr sobre mi mano, fue el primero que se corrió, yo me quede a puntito, podía notar sus disparos y su semen caliente sobre mi mano, parte cayó sobre mis braguitas. Había sido una corrida muy larga, y yo acabé meneándosela despacito mientras él seguía vaciándose, jadeando en mi oído.
Los demás gritaban, reían y yo nunca he estado tan caliente en mi vida como en ese instante. Sentada sobre la mesa, limpiándome el semen de Carlos en mi mano con una servilleta de cocina, me frotaba las piernas una contra la otra estaba a punto de correrme, tantas manos entrando y saliendo de mi coño…
El siguiente en tirar fue Carlos y le tocó de postre un muerdo de 5 segundos conmigo. Luego tiró Sandra, sacó un 6, volvió a tirar y un 2, le tocaba con mi novio. Se pusieron de pie, por donde estaba Lola, y empezaron a morrearse, Sandra enseguida le cogió la polla a mi novio, se la sacó del calzoncillo y se puso a meneársela despacio. Se le veía la polla un poco entre la mano y la camiseta hasta que, de repente, Andrés tiró del vaquero de Sandra hacia abajo con las bragas y se las bajó hasta las rodillas dejando a la vista de todos su culo. Esto no pareció gustarle demasiado a Fermín, pero lo que iba a suceder le iba a gustar menos. Mi novio le dio la vuelta y la puso contra la mesa, Lola se tuvo que apartar, Andrés se puso detrás de Sandra y metiendo la mano entre sus piernas le introdujo dos dedos en el coño, con la palma de la mano hacia él y el dedo gordo se le metió por el culo, lo que se llama la pistola, dos dedos en el coño y el gordo en el culo. Sandra se puso a jadear mientras mi novio cerraba y abría la mano con sus dedos dentro.
– ¡Aaaah… aaah… que biennn… siiií…! – gemía ella.
– Mira como le gusta a tu novia, – le dijo Andrés a Fermín.
Con la mano libre, le metió dos dedos en la boca, que Sandra chupaba desesperadamente, y así nos olvidamos del minuto. Sandra movía el culo de adelante hacia atrás, gozando como una loca, hasta que estiró la mano hacia atrás y le agarró la polla a mi novio, que estaba cerca de su culito y se puso a hacerle una paja.
– ¡Tiempo! – gritó Fermín.
Pero lo que sigue ya os lo contaré en una próxima carta.
Saludos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Aceptar

ACEPTAR
Aviso de cookies